1. El Equipaje De La Vida

equipaje-emocionalEl Equipaje De La Vida

Nunca he sido un viajero de equipaje liviano.

Lo he intentado. Créanme, lo he intentado. Pero desde que levanté tres dedos e hice la promesa como Boy Scout de estar siempre preparado, he estado decidido a estar exactamente así: preparado.

Preparado para un bar mitzvah , la dedicación de un bebé o una fiesta de disfraces. Listo para lanzarme en paracaídas tras las líneas del enemigo o participar en un campeonato de cricquet. Y si por casualidad me encuentro con el Dalai Lama en mi vuelo y me invita a cenar en el Tibet, llevo los zapatos de nieve. Uno tiene que estar preparado.

No sé viajar con una carga liviana.

En realidad, hay muchas cosas acerca de viajar que yo no sé. No sé interpretar las restricciones de un asiento supereconómico: a mitad de precio si viaja el miércoles durante la temporada de caza del pato y regresa durante la luna llena en un año en que no hay elecciones. No sé por qué no construyen todo el avión del mismo metal que usan para fabricar la pequeña caja negra. No sé como salir del toilet del aeroplano sin sacrificar una de mis extremidades en las fauces de la puerta plegadiza. Y no sé qué responder al taxista en Río que al saber que soy americano me pregunta si conozco a su primo Eddie que vive en los Estados Unidos.

Hay mucho acerca de los viajes que yo no sé.

No sé por qué los hombres preferirían limpiar los dientes de un cocodrilo con seda dental en vez de preguntar una dirección. No sé por qué no se usan las diapositivas de las vacaciones para curar el insomnio, y no sé cuándo aprenderé a no comer platos cuyos nombres no puedo pronunciar.

Pero, por sobre todo, no sé viajar con una carga ligera.

No sé viajar sin barras de cereal, sodas y un equipo para la lluvia. No sé viajar sin linternas, sin un generador, y sin un sistema global de rastreo. No sé viajar sin una caja frigorífica con salchichas vienesas. ¿Qué hago si de repente me encuentro en medio de un asado en el patio de una casa? ¡No llevar nada en un caso así sería falta de cortesía!

Cada compañía de catálogos de viajes tiene el número de mi tarjeta de crédito. Tengo una plancha que me sirve también de pisapapel, un secador de pelo del tamaño del silbato de un entrenador, un cortaplumas del ejército suizo que se expande y se transforma en una tienda de campaña, y un par de pantalones que se inflan ante un impacto. (En un vuelo, Denalyn, mi esposa, me dio una palmadita en la pierna, y luego yo no podía salir de mi asiento.)

No sé viajar con poca carga. Pero necesito aprender a hacerlo. Denalyn se niega a tener más hijos aunque las líneas aéreas permitan que cada pasajero lleve tres valijas controladas y dos bolsas de cabina.

Necesito aprender a viajar con poco equipaje.

Usted se preguntará por qué no puedo. «¡Tranquilo!» piensa usted. «Con tanta impedimenta no puedes disfrutar tu viaje. ¿Por qué simplemente no sueltas ese equipaje?»

Es curioso que me lo pregunte. Me gustaría hacerle la misma pregunta. ¿No se ha dado cuenta que lleva unas cuantas bolsas? ¡Apuesto a que lo hizo esta mañana! En algún punto entre el primer paso al salir de la cama y el último al salir de casa, tomó algún equipaje. Caminó hasta la estera del equipaje y tomó su carga. ¿No recuerda haberlo hecho? Es porque lo hizo sin pensar; automáticamente. No recuerda haber visto una cinta transportadora. Es porque no es la del aeropuerto; esta otra está en la mente. Las valijas que llevamos no son de cuero; están hechas de cargas. La maleta de la culpa. Llevas un talego de descontento en un hombro y una bolsa de mano llena de penas en el otro. Agréguese a esto una mochila de dudas, un saco de dormir de soledad y un baúl de temores. Pronto estará llevando más cargas que un maletero de aeropuerto. No es extraño que al final del día esté tan cansado. Arrastrar equipaje es agotador.

Lo que usted me decía Dios se lo dice a usted: ¡Deja todo eso! ¡Llevas cargas que no necesitas llevar!

«Venid a mí», invita, «todos los que estáis trabajados y cargados, y yo os haré descansar» ( Mateo 11.28 ).

Si lo dejamos entrar, Dios aligerará nuestras cargas … pero, ¿cómo podemos hacerlo? Vamos a invitar a un antiguo conocido nuestro para que nos lo muestre. Se trata del Salmo 23 :

El SEÑOR es mi pastor; nada me faltará.
En lugares de delicados pastos me hará descansar;
Junto a aguas de reposo me pastoreará.
Confortará mi alma;
Me guiará por sendas de justicia por amor de su nombre.
Aunque ande en valle de sombra de muerte,
No temeré mal alguno, porque tú estarás conmigo;
Tu vara y tu callado me infundirán aliento.
Aderezas mesa delante de mí en presencia de mis angustiadores;
Unges mi cabeza con aceite, mi copa está rebosando.
Ciertamente el bien y la misericordia me seguirán

todos los días de mi vida,

Y en la casa del SEÑOR moraré por largos días.

¿Existen palabras más amadas? Enmarcadas y colgadas en los pasillos de los hospitales, garabateadas en las paredes de las prisiones, citadas por los jóvenes y susurradas por los moribundos. En estas líneas los marineros han encontrado un puerto, los miedosos hallan un padre, y los que luchan han encontrado un aliado.

Y como es un pasaje profundamente amado, se le conoce ampliamente.¿Puede encontrar un oído hasta el que no hallan llegado estas palabras? Un centenar de canciones reproducen sus palabras, ha sido traducido a mil lenguas, se ha domiciliado en un millón de corazones.

Uno de ellos puede ser el suyo. ¿Cuánta familiaridad siente con esas palabras? ¿Hasta dónde lo transportan esos versículos? ¿Al calor de un hogar? ¿Junto a su cama? ¿Junto a un sepulcro?

Difícilmente pasa una semana sin que yo no me dirija a ellos. Este pasaje es al ministro lo que el bálsamo es al médico. Recientemente lo apliqué al corazón de un querido amigo. Llamado a su casa con las palabras los médicos le dan unos pocos días de vida, lo miré y entendí. Rostro pálido. Labios extendidos, resecos y arrugados. La piel le colgaba entre los huesos, como la tela cuelga entre los rayos de un paraguas viejo. El cáncer ya le había quitado mucho: el apetito, las fuerzas, sus días. Sin embargo, no le había tocado la fe. Acerqué una silla a su cama y le estreché la mano, y le dije con voz suave:

«Bill, “El SEÑOR es mi pastor; nada me faltará”». Él giró hacia mí la cabeza, como para acoger mis palabras.

«En lugares de delicados pastos me hará descansar; junto a aguas de reposo me pastoreará; confortará mi alma; me guiará por sendas de justicia por amor de su nombre».

Cuando iba a decir el cuarto versículo, temiendo que no me oyese, me acerqué a unos cinco centímetros de su oído y dije:

«Aunque ande en valle de sombra de muerte, no temeré mal alguno, porque tú estarás conmigo; tu vara y tu cayado me infundirán aliento».

No abrió los ojos, pero arqueó las cejas. No habló, pero sus flacos dedos envolvieron mi mano, de modo que me pregunté si el Señor le estaría ayudando a dejar una carga: el temor de morir.

¿Tiene usted una carga propia? ¿Cree que Dios podría usar el salmo de David para aligerarla? Aligerar su equipaje significa encargar a Dios las cargas que usted nunca debió llevar .

¿Por qué no intenta un viaje liviano? Hágalo por amor a sus seres queridos. ¿Ha considerado el impacto que el exceso de equipaje tiene sobre sus relaciones? Hemos tocado este punto en nuestra iglesia por medio de un drama. Se representa una boda en que podemos oír los pensamientos de la novia y del novio. Entra el novio muy cargado con su equipaje. Por todo el contorno de su cuerpo se pueden ver bolsos. Cada bolso lleva una etiqueta: culpa, ira, arrogancia, inseguridad. Este tipo está cargado. Mientras espera de pie ante el altar, la audiencia oye lo que piensa: Por fin una mujer me ayudará a llevar todas mis cargas. Es tan fuerte, tan estable, tan …

Mientras continúan sus pensamientos, comienzan los de ella. Entra con un vestido de boda, pero, como su novio, está cubierta de equipaje. Arrastra una maleta con ruedas, de un hombro cuelga un bolso y un neceser para maquillaje; en bolsas de papel lleva cuanto pueda imaginar y cada cosa con su etiqueta. Ella lleva sus bolsos personales: prejuicios, soledad, desilusiones. ¿Cuáles son sus expectativas? Escuchemos lo que piensa:

Unos pocos minutos y tendré mi hombre. Se acabaron las consejerías. No más sesiones de grupo. Adiós desalientos y preocupaciones. Ya no los veré más. Él me lo solucionará todo.

Por fin están ante el altar, perdidos en una montaña de equipaje. Sonríen durante la ceremonia, pero cuando llega el momento de dar el beso, no pueden. ¿Cómo abrazas a otra persona si tienes los brazos llenos de bolsas?

Por amor a los que ama, aprenda a ponerlas en el piso.

Por amor al Señor a quien sirve, haga lo mismo. Usted sabe que Él quiere usarle. Pero, ¿cómo podría si usted está exhausto? Esta verdad se me aclaró ayer en la tarde cuando salí a correr. Mientras me preparaba para correr, me costó decidir qué debía ponerme. Había sol, pero el viento era helado. El cielo estaba claro, pero el pronóstico del tiempo anunciaba lluvia. ¿Una capa o una casaca? El explorador que tengo dentro prevaleció. Me puse ambas cosas.

Tomé mi radiocasete portátil pero no pude decidir qué cinta iba a llevar. ¿Sermón o música? Sí, adivinó; llevé ambas cintas. Para mantenerme en contacto con mis hijos llevé un celular. Para que nadie me robara el auto, puse las llaves en el bolsillo. Como precaución por si me daba sed, eché unas cuantas monedas también en el bolsillo. Ahora parecía más una mula de carga que un corredor. Había corrido unos ochocientos metros (más o menos media milla) cuando tuve que sacarme la casaca y la escondí en un arbusto. Esa clase de peso le reduce la velocidad.

Lo que ocurre cuando uno sale a correr vale también para la fe. Dios tiene una gran carrera para que usted la corra. Bajo su cuidado, irá donde nunca ha estado y servirá de un modo que nunca soñó. Pero tiene que deshacerse de todo peso. ¿Cómo podría difundir gracia si está lleno de culpa? ¿Cómo ofrecer consuelo si está desalentado? ¿Cómo puede levantar la carga de otro si sus brazos están cargados con su propia carga?

Por amor a los que ama, aligere su equipaje.

Por amor al Dios que sirve, aligere su equipaje.

Por amor a su propio gozo, aligere su equipaje.

En la vida hay pesos que usted simplemente no puede llevar. Su Señor le pide que baje su carga y confíe en Él. Él es el padre en el lugar donde se reclama el equipaje. Cuando un padre ve a su hijo de cinco años que trata de arrastrar y sacar del carrusel el baúl de la familia, ¿qué dice? El padre dirá a su hijo lo que Dios le dice a usted.

«Deja, hijo mío. Yo lo llevaré».

¿Qué le parece si le tomamos a Dios su palabra en esta oferta? Podríamos encontrarnos más livianos en nuestro viaje.

Digamos de paso que he exagerado mis problemas con el equipaje. (Generalmente no llevo zapatos para la nieve). Pero no puedo exagerar la promesa de Dios: «Echando toda vuestra ansiedad sobre él, porque él tiene cuidado de vosotros» ( 1 Pedro 5.7 ).

Lucado, M. (2001). Aligere su equipaje (9). Nashville: Caribe-Betania Editores.

Alabanza: El Señor Es Mi Pastor – Danilo Montero

Guía de estudio
Aligere su equipaje
Preparada por Steve Halliday
1
El equipaje de la vida
Viaje hacia atrás
1. Las valijas que llevamos no son de cuero; están hechas de cargas. La maleta de la culpa. Una bolsa de descontento o un bolso colgado al hombro y otro de mano lleno de penas. Agréguese a esto una mochila de dudas, un saco de dormir de soledad y un baúl de temores. Pronto estará acumulando cosas hasta el cielo. No es extraño que al final del día esté tan cansado. Acomodar el equipaje es algo que cansa.
A. ¿Cuál de las «maletas» mencionadas aquí es la que más le molesta? ¿Por qué?
B. ¿Ha dejado algún equipaje atrás? ¿Cómo se sintió al hacerlo?
2. Lo que usted me decía Dios se lo dice a usted: ¡Deja todo eso! ¡Llevas cargas que no necesitas llevar!
A. ¿Por qué piensa que llevamos bultos que no necesitamos llevar?
B. ¿Qué conserva de las cargas que se han mencionado y que no necesita llevar?
3. Aligerar su equipaje significa encargar a Dios las cargas que usted nunca debió llevar.
A. ¿Qué significa confiar a Dios una carga? ¿Cómo hacer ésto?
B. ¿Qué ha aprendido usted al observar a otros con su «equipaje»?
Viaje hacia arriba
1. Leer Salmo 23
A. ¿Qué imágenes saltan a su mente cuando lee este salmo?
B. ¿Qué memorias le hace evocar este salmo?
C. ¿Qué parte de este salmo significa más para usted? ¿Por qué?
D. ¿Cómo nos enseña este salmo a entregar las cargas personales?
2. Leer Mateo 11.28–30
A. ¿Para quién son dirigidas esas palabras? ¿Lo incluyen a usted?
B. ¿Qué promesa hace Jesús a aquellos que responden a su invitación?
C. ¿Está usted aprovechando la invitación de Jesús? ¿Por qué? o ¿Por qué no?
3. Leer 1 Pedro 5.7
A. ¿Qué nos instruye a hacer este versículo? (¿Lo estamos haciendo?).
B. ¿Qué razón da Pedro para obedecer a esta orden?
C. ¿Qué beneficio podemos recibir cuando obedecemos?
Viaje hacia delante
1. Reserve al menos una media hora para la oración, y pídale al Señor que le revele algunas cargas que usted necesite dejar. Ore con un pedazo de papel y un lápiz en la mano, y escriba alguna carga que el Señor traiga a su mente. Muestre la lista completa a su amigo más cercano, y pídale que ore con usted que Dios muestre cómo liberarse de esas cargas.
2. ¿Qué cargas llevan sus seres queridos innecesariamente? ¿Qué podría usted hacer para ayudarlos a ellos a deshacerse de esas cargas innecesarias?
Lucado, M. (2001). Aligere su equipaje (197). Nashville: Caribe-Betania Editores.
Anuncios

19 responses to this post.

  1. Posted by Javier Alejandro on 2 marzo 2009 at 7:47 AM

    En primer lugar, quiero dar gracias a nuestro Señor por habernos traído hasta acá… nunca pasó por mi mente nada de esto: El nombre de la página, las personas involucradas, la comunión entre nosotros… tantas cosas en las que nuestra vida y mi vida se están ordenando gracias a la Palabra de Dios.

    Toda la Gloria sea dada a Dios.

    Ahora sí… Sobre la lectura…

    “Aligerar su equipaje significa encargar a Dios
    las cargas que usted nunca debió llevar”

    Para resumir un poco esa extensa guía de estudio jajajaja, ¿Qué cargas estoy llevando justo en este momento? mmm… resumiendo podría decir con certeza que las más visibles (para mi) son las Dudas y el Descontento.

    ¿Qué He dejado atrás?: Podría ser la Necesidad de aceptación… qué rico se siente dejar a un lado algo que solo nos trae infelicidad

    Por qué llevo bultos que no necesito llevar? Por mi deseo de tener siempre el control…

    Lo que conservo de las cargas que aun llevo es infelicidad, sensación de estar incompleto,

    Para mí, el “Confiar a Dios una carga” es dejar que Él la lleve por mi… ¿Cómo lo podría lograr? Pues pienso que CREYENDO lo que dice Él sobre esa carga ¿Qué dice la Biblia sobre las dudas? ¿Qué dice sobre el descontento? ¿Por qué no lo empiezo a creer?

    Lo que he visto en otros con su “equipaje” es que no les permite tener una total libertad, una total entrega, en todo sentido

    Sobre el Salmo 23:
    Lo que viene a mi mente es tranquilidad, reposo, confianza, lo que más me impacta, es que NADA ME FALTARÁ, qué más puedo pedir?

    Sobre Mateo 11:28-30:
    Estas palabras están dirigidas a los que estamos cansados, fatigados por las cargas… Sí, me incluyen a mi… y sí, quiero tomarle la palabra a Jesús.

    Él me hará descansar

    Ahora… ¿Estoy aprovechando esa invitación? mmm pues no totalmente, y siendo radical… no, en absoluto… en este mismo momento tengo cargas que no tengo que tener necesariamente

    Sobre 1 Pedro 5:7
    Echar toda ansiedad sobre Él es la invitación de Pedro.. no lo estoy haciendo ¿Será Falta de confianza?

    Wow, son demasiadas verdades saliendo a flote jejeje, pero gloria a Dios que quiere quitarnos tantas cosas que no nos dejan ser totalmente libres, estoy muy intrigado, me llama poderosamente la atención esa media hora de oración… confieso que hace mucho no tengo un momento de ese calibre con Dios… pero espero tenerlo hoy mismo.

    Saludos a todos, y adelante con este nuevo regalo 😉

    Responder

  2. Posted by Ricardo Mazariegos on 2 marzo 2009 at 8:31 PM

    Hola Amiguitos….

    La verdad la guia está un poco extensa, pero está excelente, porque cubre todo el capitulo. Que bueno está este libro, yo no se si es por la emoción de poder compartir con todos ustedes que me gusta mucho leer ahora o porque el Señor ya sanó esa área de mi vida jajajaja, pero aquí va lo que el Señor me dió a mi =).

    1. Las cargas

    A. Yo habia estado viendo que ese mucho equipaje es bien pesado, resta energía y hace que me canse más. Por ejemplo en mi caso, las preocupaciones de este mundo, lo material, es lo que me he estado hechando ensima por mi propia cuenta. Temores tomaría yo.

    B. El que definitivamente he dejado atras y por el que Glorifico 😥 exhalto y le doy toda la honra y honor a mi Señor, es los CELOS, para aquellos que no lo sabian, o no se habian percatado, yo SI que era celoso y Dios sanó mi corazón de esa gran carga, de verdad que me sentia esclavo, pero hoy soy LIBRE, Lucky puede dar fe de esto jijijiji.

    2. El descanso.

    A. En mi caso yo he llevado cargas que no me corresponden por querer tener el control de todo y no dejar a Dios ser Dios, siempre he querido resolver y tener control de todo.

    B. Deuda, definitivamente no la necesito =)

    3. Aligerando.

    A. Solo puedo mencionar que la paz de Dios invade mi ser cuando dejo en sus manos algo que me preocupa. Esto lo hago hablando con Él, siendo sincero, algunas veces debo hablar con alguien más para que me ayude a bajar los bultos.

    B. He visto el cansancio, el descontento y la amargura en muchas personas que no dejan el pasado en el pasado y que siguen amontonando bolsos para llevar a donde sea.

    Haciendo algo:

    1. Salmos 23.

    A. Colores pastel, brisa, sol que no quema pero que calienta, agua cristalina y en reposo.

    B. Recuerdo la muerte de mi abuelo, mi prima, la mas grande del “clan” lo leyó porque ninguno podia leerlo, estuvimos juntos toda la familia en ese funeral, él era un super-abuelo, que el Señor haya tenido miscericordia de él.

    C. Versos 5 y 6. La comida jejeje, Dios nunca dejará de darme lo necesario, incluso frente a quienes quieran hacerme daño, no solo la comida, sino abundancia de bendicion en sus caminos. Salud con su Espíritu que simboliza el aceite y mis dos acompañantes eternos… bien y micericordia.

    D. Confiando en Dios nada nos falta, no tenemos de que temer y el va a saciar todo lo que necesitemos.

    Mateo 11:28-30

    A. Definitivamente para mi. Dios quiere que respose en él.

    B. Que me va a ayudar con todo en mi vida y que con él no importa el problema, puedo estar seguro de que tiene solución. Porque como dice el viejo y conocido refrán: “Todo tiene una solución excepto la muerte”. Pues Jesús venció a la muerte así que ahora TODO tiene solución =)

    D. NO, porque no hay mitades, y me falta aprovechar en varias áreas de mi vida, la bendicion de haberle conocido.

    1 Pedro 5:7

    A. Todo lo que hago, tiene solución en Jesús, lo hago parcialmente, me falta aún.

    B. Jesús cuida de mi!!!!!!!!!!! wow!!!!!

    C. La bendición.

    Media hora de oración. Necesito fuerzas. Papel y lapiz ijijijij.

    Muchos de mis seres queridos les falta lo mas importante, aunque han tenido acercamientos aún no han leido este libro, pero tampoco un paso anterior, el conocer a Jesús y tener una relación con Él. YO PUEDO PERESENTARSELOS.

    Gloria a Dios… que gran capitulo!!!! :'(!!!!!!

    Responder

  3. Posted by Lucrecia on 3 marzo 2009 at 12:13 PM

    Hay certeza en mi corazón que Dios obrará en nuestra vida con esta lectura. Y así como me ayuda opinar, más aún me ayuda leer sus comentarios hermanos! Así que este es el mío:

    Una de mis maletas es el temor, me he dado cuenta que cargo un remolque con temores incluso hasta de mis planes futuros, las penas… las económicas son las que me fatigan más.

    Hoy puedo decir que mis complejos he dejado atrás, eso me tenía atada… no podía hacer o decir nada por los complejos que me achacaba yo misma. La Gloria sea para Dios pues han quedado atrás y ahora soy libre de ellos.

    Pienso que llevamos bultos que no necesitamos llevar porque en mi caso la mayoría de mis penas son consecuencias de mis acciones, mala economía, no aceptar el trabajo que Dios me ha dado, mala relación con las demás personas y eso me hace creer que debo resolverlos por mis propias fuerzas.

    Tristemente estoy llevando demasiadas cargas, pero gracias a Dios de darme cuenta, aún me pesa la inseguridad y la soledad, he estado cargando con estas desde hace un par de meses atrás.

    Confiar a Dios una carga es tan simple como no preocuparnos y esto se deriva de una plena y total confianza en Dios, si me preocupo significa que no estoy creyendo que Dios cuida de mí y que todo pasa para bien =)

    Cuando veo a otras personas con su “equipaje” aunque parezca extraño, me ayuda a aligerarme más! No sé si les pasa a ustedes pero en mi caso la mayoría que me rodea viven con unas cargas que alagran!… y cuando las veo hablar e incluso actuar me dan compasión y pido a Dios por ellas para que puedan entregarse al Señor… creo que estoy en las mismas condiciones.

    El Salmo 23 me trae a la mente la imagen de un bebé cuando la mamá cuida su sueño. El bebé está tan plácidamente dormido que no se percata de ningún ruido, si hay calor, frío porque la mamá no permite que se de cuenta.

    Cuando era pequeña estudiaba en un colegio evangélico y ese Salmo siempre me lo supe de memoria porque me pusieron a que me lo aprendiera por castigo a que no cerraba los ojos cuando oraban. jajaja Gloria a Dios! Cuando más ha habido temor en mi vida repito este Salmo pero ahora no por inercia… sino con la seguridad e incluso a veces como un “aviso” al temor para que se vaya fuera.

    Lo que más me impacta de este Salmo es “Tu bondad y tu amor me acompañan a lo largo de mis días, y en tu casa por siempre viviré”. Es una promesa que recibo con todo mi ser. 😥 Que amor tan grande y sin condición como dice Marco B. Y por supuesto, nada me faltará. Si Dios lo dice… así es y así lo creo. NADA ME FALTA no envidio nada de lo que este mundo ofrece es pura fantasía y yo quiero realidad!

    Por lo regular siempre me quejo del constante “trajín” de la vida, de mi vida, y lo que me ayuda a sentirme más ahogada aún es el equipaje que llevo a todos lados. Y es que es tan palpable el cansancio que provocan nuestras cargas, muchas veces me he dado cuenta por las noches que es demasiado el cansancio que llevo aunque mi día haya estado tranquilo y la culpa se la ha llevado el tráfico! Jajaja hoy puedo decir que he sido yo misma quien me he puesto esas pesadas cargas y que quiero bajarlas y dejar que Dios las lleve por mí. 😥

    Responder

  4. Posted by Alexander Cataví on 3 marzo 2009 at 2:59 PM

    El Equipaje de la Vida

    Que buen capitulo ¡!!!!

    Les comparto que las cargas que más me pesan son el temor y la duda. Y la unión de estas dos hace que todos mis sueños, planes, visiones espirituales y laborales se esfumen.

    Con relación al Salmo 23

    Reconozco que me cuesta creer que Dios me dará todo y nada me faltará “Temor a la vista”

    Mateo 11:28-30

    Les comparto que tengo esta cita pegada en mi cuarto y aun teniéndola no descanso en Dios y trato de resolverlo todo por mi propia cuenta.

    1 Pedro 5:7

    Quiero descansar y creer realmente esta cita “Él tiene cuidado de Mi”

    Fuera del capitulo quiero compartirles que me costo decidirme leer este libro, pues yo pensaba: pero tengo tanto que hacer. “Ahora se que debo dejar unas cuantas maletitas :).

    Bendiciones

    Responder

  5. Posted by DPMS on 3 marzo 2009 at 3:14 PM

    SIMPLEMENTE… IMPRESIONANTE

    Y lo confieso abiertamente, NO SE VIAJAR CON POCA CARGA. NO CONOZCO OTRA FORMA DE VIAJAR, NO CONOZCO OTRA FORMA DE EMPEZAR MI DÍA.

    Es triste ver como diciendo que tengo 6 años de haber nacido de nuevo, mis días, justo cuando apoyo mis pies en el suelo empiecen … mmm… cansados. 😥

    La maletona de inseguridades.
    Mucho descontento.
    Una mochila de soledad.
    Un costal de frustraciones. y …
    una red de decepción de mi misma cargada con necapal.
    😥
    eso es lo que subo sobre mi cada hermoso día.
    No tengo pena de confesarlo, ya lo ví, Dios me lo mostró. Por la que soy más afectada es por la última, ha sido difícil “intentar” escapar de mi misma, no perdono mis errores y me juzgo cruelmente así: No soy quien debo ser.

    Ese salmo es precioso. La parte que más me gusta es:
    Aderezas mesa delante de mí en presencia de mis angustiadores. Porque ante el mundo soy una mujer “sola”, “desvalida” y “a merced de mis enemigos”. PERO NO ES ASÍ. Adereza mesa para mi!!!

    El costo de llevar esas cargas pesa aún más en mi vida que las propias cargas. Esos bultos me han costado mi gozo, mi paz, mis dones, mis frutos.

    Gloria a Dios… ¿saben como me siento? Como si Dios me dió jalón en la palangana del pickup porque me vio caminando y con mucha carga y yo me subí, pero aún yendo en el carro llevo los bultos sobre mis piernas =S

    Padre de la Gloria, quiero tomar la oportunidad que me brindas con esta lectura y estos hermanos, para aligerar mi equipaje. Quiero aprender a no llevarlo.

    Gracias Dios por tener una gran carrera para que yo la corra. Bajo tu cuidado, iré donde nunca he estado y serviré de un modo que nunca soñé. Y ANHELO DESHACERME DE TODO ESTE PESO.
    AMEN.

    Responder

  6. Posted by DPMS on 3 marzo 2009 at 4:02 PM

    GAD = Gloria a Dios !!!

    estaba igual que Alexander. Pero si tengo mucho que hacer!!!!!
    Dejemos en el piso la maleta del afán. =)

    Responder

  7. Posted by Javier Alejandro on 3 marzo 2009 at 4:19 PM

    Ahora que leo lo que escribió Patty me recuerdo que hace mucho tiempo (unos 4-5 años) el Señor me mostró que yo le presentaba mis cargas cuando Él me las pedía, pero cuando me levantaba del piso, me las volvía a poner…

    Es exactamente lo que estoy pasando nuevamente… Lo mismo que dije en el libro anterior, lo escribo ahora: No es casualidad que NOSOTROS estemos leyendo este libro AHORA…

    Mi Dios: Gracias por tener misericordia, y por volver a invitar… y por volver a llamar… Bendito Seas 😀

    Responder

  8. Posted by sofy on 3 marzo 2009 at 6:19 PM

    la carga mas grande que he llevado es mi inseguridad, y esta me afecta emocionalmente y espiritualmente.

    Una de los equipajes que he dejado atras es la complejidad de no ser tan alta, llegaba al punto de frustrarme pero ahora soy libre y he aprendido que soy una obra del Señor.

    los bultos que llevo es por que haga las cosas con mi propio esfuerzo y con con el Señor y es por eso que muchas veces me cargo demasiado.

    Esta es la parte que mas significa para mi
    en lugares de delicados pastos me harà descansar, el saber que todo esta bajo control y que lo unico que debo hacer es correr a los brazos de mi Papi.

    Con respecto a Mateo 11.28-30
    Estas palabras estan dirigidas a mi.

    lo que me falta es ponerlo en practica y saber que debo descansar. Yrecordarme siempre que mi Señor ya cargo con todo para que yo fuera libre.

    Me falta confiar en mi Papi tiene todo bajo control.

    Creo que esto libro me ayudarà demasiado. bye

    Responder

  9. Posted by Lucrecia on 3 marzo 2009 at 6:29 PM

    Excelente! Sofi tu comentario me recuerda precisamente eso… el Señor ya cargó con nuestras culpas 😥 les he de contar hermanos que todavía arrastro culpas de mi vida pasada y por eso no hay completa libertad todavía en mí. Se que culpas me atan al pasado y creo que esta lectura me está removiendo esas culpas que ya están enraizadas y acomodadas en mi interior y que quiero quitarlas de mí.

    Responder

  10. Posted by Adriana on 3 marzo 2009 at 9:12 PM

    Al leer casi de ultimo, tambien me toco leer los comentarios de todos, tengo chivo jaja son bromas, lloro de gozo mis hemanos porque me doy cuenta que hay comun denominador en mucho del equipaje que llevamos y tambien en el que hemos dejado atras, Gloria al Señor por este blog y por el gozo que ha puesto en nuestros hermanos para administralo para bendiciòn.

    Bueno despues de la breve introduccion aqui les va mi comentario:

    Como dijo Ricardo la guia es un poco extensa asi que medio resumida la acoplo a mi, confieso al igual que Paty que llevo mucho equipaje, tanto fisicamente como espiritualmente la verdad me identifique con el autor.

    VIAJE HACIA ATRAS
    1. Con respecto a las cargas:

    A. De las maletas que mas me molesta arrastras estan la frustraciòn y la duda.

    B. Si he dejado equipaje atràs, si para Gloria de Dios deje atràs la soledad, saben eso era algo de lo que me tenia màs arrastrada cuando llegue al Señor, y ya ahora conociendolo despues de varios años me llego a pasar que estando de viaje por el trabajo, volvi a luchar con ella cuando me encontraba sola en una habitaciòn de hotel, tambien me hacia buscar màs del Señor para no sentirme asi, y pues ahora como muchos saben pues mis papas no estan y no digo que no los extrañe porque si pero los entregue al Señor y el ha suplido esa soledad y pues se que el Señor esta conmigo.

    2. Las cargas que no debo llevar

    A. Coincido con varios de mis hermanos en que llevo cargas que no deberia llevar, por querer tomar el control de todo.

    B. Conservo la carga de ansiedad.

    3. Encargar a Dios mis cargas

    A. Confiar a Dios mi carga, significa abandonarme en sus manos confesando que no puedo màs.

    B. Que he aprendido al observar a otros, comparto con Lucky, que al ver las cargas que llevan otros me siento afortunada de contar con la misericordia del Señor.

    VIAJE HACIA ARRIBA

    Salmo 23
    A. La imagen que salta a mi mente es un prado, un pastor con sus ovejas.

    B. Este salmo trae a mi mente como me sentia cuando iba a entrar al privado, me aferre de este salmo.

    C. Por lo anterior, la parte del salmo que màs me gusta es ADEREZAS MESA DELANTE DE MI EN PRESENCIA DE MIS ANGUSTIADORES imaginen como me sentia que vi una tasa con esa cita y la compre en esa fecha.

    D. Este salmo ayuda precisamente en momentos que sentimos angustia, temor y el resto de cargas q ponemos en la maleta podemos confiar en que ese salmo se hace vida, y da la plena confianza que el Señor esta con nosotros.

    Mateo 11:28-30

    A. Claro que me incluye a mi.
    B. Su promesa pues me harà descansar.
    c. A veces se me olvida que tengo esa invitaciòn y me acuerdo cuando siento que no puedo màs.

    1 Ped- 5:7

    A. nos instruye a entregar nuestras cargas, si lo estoy haciendo si, pero confiezo que cuando empiezo a razonar muchas veces se las quito.

    B. La razòn que da Pedro de que Dios se interesa por nosotros, pues pienso que siendo uno de los discipulos del Señor que màs sufrimiento paso y que fue testigo de las ansiedades que pasaba la iglesia en aquel tiempo por la persecuciòn, en nuestro caso por las pruebas, el sabia que Dios cuidaria de sus hijos porque a traves del hijo conocio al Padre y sabia que el se interesa por sus hijos.

    C. Que beneficio podemos obtener si obedecemos, pues el sentirnos libres, menos presionados, con paz porque sabemos que Dios se interesa por nosotros y que no estamos solos.

    VIAJE HACIA ADELANTE

    1. Saben cuando lei sus comentarios despues de haber leido el capitulo, el Señor trajo a mi mente varias cosas que comence a anotar en un cuaderno y como les mencione hay varias cosas que tenemos en comun con algunos, y bueno pues creo que ya las mostrè, le pido al Señor que me ayude en esas areas tanto como a ustedes.

    2. Que cargas llevan mis seres queridos y que puedo hacer, bueno pues acà no solo esta mi familia si no tambien amigos que no conocen del Señor, y en momentos se que solo puedo orar en otros puedo hablar, dar animo y decirles que le crean a Dios que el tiene el control de todo.

    Responder

  11. Posted by DPMS on 4 marzo 2009 at 2:07 PM

    Me llama mucho la atención lo que escribe Adriana cuando habla del beneficio de OBEDECER. Ella menciona LA LIBERTAD. =)
    La imagen que el mundo nos ofrece de alguien que obedece no es precisamente la libertad, ¿no les parece?

    Es a la VERDAD a la que obedecemos, por eso somos LIBRES. Fuimos libertados por el ÚNICO VERDADERAMENTE LIBERTADOR, y no solo eso, EL QUIERE QUE VIAJEMOS LIGEROS. NUESTRO VIAJE = LA VIDA.
    GAD !!! Oro para que conforme pasan los días después de conocer esto, cada día llevemos menos maletas.
    LoveU

    Responder

  12. Posted by Byron JR. on 9 marzo 2009 at 2:02 PM

    MI CARGA NO ES LIGERA!!! wow… desesperación, desilución, afán, se llenaban mis ojos de lágrimas las cuales no me dejaban ver lo que Dios tenia enfrente de mí y YO IGNORANDO lo que él me tenía, imagínense somos del mismo cuerpo de Cristo y vaya si no es el mismo espíritu de Dios el que nos guía porque igual que Patty y Xavi hace 4 – 5 años en los comienzos yo tomaba la cita de Mt.11-28 “todos los que están trabajados de sus trabajos y cargas vengan a mi y los haré descansar” ESO exactamante hacia con anterioridad, pero poco a poco fui metiendo cosas a mi equipaje muy pesadas que con el tiempo me fui volviendo jorobado de tanta carga…!!! ALIGERE SU EQUIPAJE. esto suena como no sea NECIO deselo todo a Dios y el obrará, y eso exactamante es lo que haré y praticaré.

    Responder

  13. Posted by Alberto Salomon on 10 marzo 2009 at 9:32 AM

    Hola hermanos, que Dios los bendiga abundantemente, les confieso que deje mi lectura a última hora pero Dios me puso el gozo de hacerla, la guía de estudio esta un poco larga pero ahí vamos, no quise leer sus comentarios primero para no hacerme ideas antes de contestar (y además que con tantas nunca hubiera terminado).

    1.A. Un saco de dormir de soledad. No se si lo interpreto bien pero la palabra soledad me impacto mucho mientras leía, y siento que se debe a que durante mi vida he pasado por momentos de profunda soledad, tanto por ser hijo único como por mi infancia lejos de mis padres, lo bueno es que mi Padre celestial me regalo uno familia tan grande que son Uds., y ahí pude darme cuenta de cuantas cargas ando llevando de un lado a otro.

    1.B. Creo que todos estarían de acuerdo conmigo si les digo que aquel día en el que volvimos a nacer dejamos una gran cantidad de cargas que nos tenían hundidos, cansados y desesperados. Y fue lo mejor de nuestras vidas, SI o no?

    2.A. Creo que llevamos cargas que no deberíamos por que no nos perdonamos a nosotros mismos de nuestros pecados y andamos por la vida jalando todas esas culpas que solo nos limitan para poder vivir plenamente en Cristo.

    2.B. Un poco o mucho de todo.

    3.A. Confiar a Dios una carga significa tener Fe de que El con misericordia tomara nuestros pecados y nos perdonara, confiar que El lo hará.

    VIAJE HACIA ARRIBA
    1.A. Que no debe preocuparme la situación en la que me encuentre ya que mi Padre Celestial esta conmigo fortaleciéndome y cuidando de mí.

    1.B. De todas esas ocasiones en las que yo llegue a pensar que ya no tenia salida alguna y en las que mi Padre salió en a dar la batalla por mí y me libero de donde yo estaba.

    1.C. Yo realmente no puedo escoger una parte como la más especial o significativa, porque cada una de las líneas encierra una gran promesa para nosotros.

    1.D. Demostrándonos que Dios esta en todo momento con nosotros y que El se ocupa de cada una de situaciones.

    2.A. Si.

    2.B. Que llevaran una carga ligera.

    2.C. No. Por que a veces me dejo agobiar por todas las cosas que pasan a mi alrededor y no le permito a Dios obrar en mi vida.

    3.A. A dejar todos nuestros problemas en las manos de Dios.

    3.B. Por que Dios se va a ocupar de nuestros problemas.

    3.C. Que Dios nos de las herramientas necesarias para poder salir victoriosos de todas las situaciones que tengamos.

    Responder

  14. Posted by Marvin Rosales on 16 marzo 2009 at 5:00 PM

    !!Que tal Hermanos gracias por hacerme parte de este proyecto de vida o mejor dicho hacerme parte de este equipo de lectura para tener una vida con proposito,ya tuve la oportunidad de leer los primeros capitulos de “El equipaje de la vida” y la verdad me ha dejado ver cuantas son las maletas que por mucho tiempo he llevado con migo y por sobre todo a quien debo de confiarselas, espero poder ponerme al dia con las demas lecturas para poder dar un comentario mas completo, que el Señor les bendiga por rehalizar este precioso proyecto.

    Responder

  15. Posted by LM on 25 marzo 2009 at 10:59 AM

    Amados Hermanos… Dios los bendiga….
    Es una gran bendición el poder compartir esta lectura con todos ustedes, y principalmente un momento de lectura de la palabra de Dios y de aprendizaje propio para nuestra vida cotidiana……
    Las Cargas… un tema bastante extenso y bastante fuerte en nuestras vidas como hijos de Dios, ya que aunque sean cosas de nuestra vida diaria, trabajo, estudio, personales, del hogar o del mismo servicio; debemos de aprender a descargarlas sobre el como dice su palabra; personalmente me he sentido muy identificado con esto; ya que a todos en algun momento se nos olvida hacerlo y nos empezamos a llenar de maletas, y maletas, y maletas, y mas maletas hasta que en algun momento nuestro PADRE nos revela a traves de cualquier medio (en este caso esta lectura) que debemos de “darle nuestras cargas” para que aprendamos a ser ligeros y a ser cada dia mas como Él. Dios los Bendiga…..

    Responder

  16. Posted by DPMS on 21 septiembre 2010 at 11:09 PM

    a más de un año de haber recibido instrucción con respecto del equipaje, sigo con cargas, algunas más pesadas, unas han sido sustituidas por otras, pero si, aún están.

    Responder

  17. Posted by Javier Alejandro on 5 octubre 2010 at 9:06 AM

    El Señor es tu pastor Patica… dejale tus cargas a Él 🙂

    Responder

  18. Posted by DPMS on 5 octubre 2010 at 9:48 AM

    si xavi, eso estoy intentando, quiero aprenderlo. =D

    Responder

  19. Posted by Maribel Leiva on 19 octubre 2010 at 10:10 AM

    Estoy impresionada………haberles encontrado chicos es lo mejor que me ha pasado…..para mi aligerar el equipaje es……..deshacernos de lo que no vamos a utilizar…….para que vamos a llevar mas de lo que necesitamos………es como un sinónimo de no confianza……..porque si creemos que el Señor nos dará lo que necesitemos…….por qué llevar mas de lo necesario……..eso es en el sentido del Salmo también….NADA NOS FALTARÁ………asi que despojemonos de lo que no nos bendice……..de lo que no es útil a nuestras vidas…..son tantas cosas materializadas…….culpa, temores, sinsabores, desengaños…….ala, son tantas cosas……..pero soltemóslas………y Dios sabra que hace con ellas…..YO YA NO LAS QUIERO……..el himno remata la lectura……..con esas palabras tan bellas……..estoy muy agradecida con Javier por compartir conmigo esta experiencia………Dios les bendiga……….

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: