Cap. 2: El Do Central De La Vida

la-carga-de-un-dios-inferiorLa Carga De Un dios Inferior


El SEÑOR …
Salmo 23.1

Estoy a unos dos metros de un águila. Tiene las alas extendidas, y las garras levantadas por sobre la rama. Plumas blancas coronan su cabeza, y sus ojos negros me miran desde ambos lados de su pico dorado. Está tan cerca que podría tocarla. Tan cerca que podría acariciarla. Solo con empinarme y estirar el brazo, podría cubrir la corona del águila con mi mano.

Pero no, no la toco. ¿Por qué? ¿Le tengo miedo?

No. No se ha movido en dos años. Cuando abrí la caja, me impresionó. Cuando la puse en la repisa, la admiré. Las águilas artificiales son hermosas por un momento, pero pronto te cansas de verlas.

A David le preocupa que usted y yo cometamos el mismo error con Dios. Su pluma apenas ha tocado el papiro, y ya exhorta que evitemos a los dioses de confección humana. Con sus primeras palabras en este salmo, David procura liberarnos de la carga de una divinidad inferior.

Alguien podría decir que no procura hacer nada más. Aunque habla de delicados pastos, su tesis no es el ocio. Describe el valle de sombra de muerte, pero su poema no es una oda a la muerte. Habla de la morada eterna de Dios, pero su tema no es el cielo. ¿Por qué David escribió el Salmo 23? Para fortalecer nuestra confianza en Dios; para recordarnos quién es Él.

En este salmo David dedica noventa y ocho palabras para explicar la primera: El SEÑOR. Respecto al equipaje innecesario, el salmista comienza con el más pesado: el dios remodelado. Un dios que luce bien pero hace poco. Dios como …

Un genio en una botella. A nuestro alcance. Afable. ¿Necesita un estacionamiento, una cita, un gol a favor o que se yerre un penal? Frote la botella y ¡paf!, lo tiene. Y lo mejor de todo es que este dios vuelve a entrar en la botella cuando termina.

Un dulce abuelo. Tan tierno. Tan sabio. Tan cariñoso. Pero tan, tan, tan viejo. Despiertos, los abuelos son una gran cosa, pero cuando los necesitas están durmiendo.

Un padre atareado. Sale los lunes y regresa los sábados. Muchos viajes y muchas reuniones de negocios. Aparece el domingo, así que límpiate y muéstrate espiritual. El lunes, sé otra vez como eres. Él nunca se dará cuenta.

¿Ha tenido estas opiniones de Dios? En caso positivo, ya conoce los problemas que causan. El padre ocupado no tiene tiempo para sus preguntas. El abuelo bondadoso es demasiado débil para llevar su carga. Si es el genio de la botella, usted es más poderoso que él. Él tiene que ir y venir según usted lo ordene.

Esto me recuerda un maletín que tengo. Aunque me gustaría culpar al vendedor, no puedo hacerlo. La compra fue decisión mía. Claro que él la facilitó. No necesitaba un nuevo maletín. El que tenía era hermoso. Un poco rayado y deteriorado, pero bueno. La pintura de la cremallera ya se había desgastado, y los bordes estaban deteriorados, pero el maletín era bueno.

¡Ah!, pero este nuevo, para usar las palabras del muchacho estudiante de la tienda de cueros, era realmente hermoso. Cargado de virtudes: esquineros de cobre, cuero de España y, por sobre todo, un nombre italiano cerca de la agarradera. El vendedor recitó su libreto, me pasó el maletín, y le compré ambas cosas.

Salí de la tienda con un maletín que habré usado un par de veces. ¿Qué estaba pensando? Tiene tan poca capacidad. Mi viejo maletín no tiene esquinas de cobre, pero tenía un vientre como una ballena blanca. El nuevo me recuerda un modelo de gran estilo: delgado, rígido, hermético. Un libro y un diario, y este maletín italiano queda «lleníssimo».

Hermoso, pero nada resuelve.

¿Es ese el tipo de Dios que quiere? ¿Es el tipo de Dios que tenemos?

La respuesta de David es un resonante no. «¿Quiere de veras saber quién es Dios?», pregunta. «Entonces lea esto».Y escribe el nombre SEÑOR: «El SEÑOR es mi Pastor».

Aunque extraño para nosotros, el nombre estaba cargado de significado para David. Tan cargado, que David eligió SEÑOR por sobre El-Shaddai (Dios Todopoderoso), El Elyon (Dios Altísimo) y El Olam (Dios Eterno). Estos y muchos otros títulos divinos estaban a disposición de David. Pero al considerar todas las opciones, eligió SEÑOR.

¿Por qué SEÑOR? Porque SEÑOR (YHWH) es el nombre de Dios. Me puede llamar predicador, escritor, o malo para el golf. Son descripciones exactas, pero no son mi nombre. Yo puedo llamarlo a usted papá, mamá, doctor o estudiante, y esas palabra pueden ser su descripción , pero no son su nombre. Si me quiere llamar por mi nombre, dígame Max. Si quiero llamarle por su nombre, lo digo. Si quiere llamar a Dios por su nombre, dígale SEÑOR.

Dios nos ha dicho su nombre. (¡Cuánto anhelo tendrá de estar cerca de nosotros!)

Moisés fue el primero en aprenderlo. Siete siglos antes de David, aquel pastor octogenario cuidaba sus ovejas cuando un arbusto se puso a arder espontáneamente y su vida comenzó a cambiar. Se le dijo a Moisés que volviera a Egipto y rescatara a los hebreos esclavizados. Puso más excusas que un niño a la hora de ir a la cama, pero Dios las objetó. Finalmente Moisés preguntó:

«He aquí que llego yo a los hijos de Israel, y les digo: El Dios de vuestros padres me ha enviado a vosotros. Si ellos me preguntaren ¿Cuál es su nombre?, ¿qué les responderé?».

Entonces Dios respondió a Moisés: «YO SOY EL QUE SOY. Y dijo: Así dirás a los hijos de Israel: YO SOY me envió a vosotros» (Éxodo 3.13–14).

Después Dios recordaría a Moisés: «Yo soy El SEÑOR. Y aparecí a Abraham, a Isaac y a Jacob como Dios Omnipotente, más en mi nombre SEÑOR no me di a conocer a ellos» (Éxodo 6.2–3).

Los israelitas consideraban el nombre demasiado santo para ser pronunciado por labios humanos. Cuando necesitaban decir YHWH, sustituían la palabra por Adonai, que significa Señor. Si era necesario escribir el nombre, los escribas se bañaban antes de escribirlo, y luego destruían la pluma.

Dios nunca dio una definición de la palabra YHWH, y Moisés nunca la pidió. Muchos eruditos quisieran que lo hubiera hecho, porque el estudio del nombre ha suscitado algunas discusiones saludables.

El nombre YO SOY suena muy parecido al verbo hebreo ser = havah. Es muy probable que se trate de una combinación de la forma del tiempo presente (Yo soy) y el tiempo causativo (Yo hago ser). YHWH, entonces, parece significar «YO SOY» y «Yo causo». Dios es «El que es» y «El que causa».

¿Por qué es eso importante? Porque necesitamos un Dios grande. Si Dios es «El que es», es un Dios inmutable.

Piense al respecto. ¿Conoce a alguien que ande diciendo «yo soy»? Yo tampoco. Cuando decimos «Yo soy» agregamos otra palabra: «yo soy feliz»; «Yo soy fuerte»; «Yo soy alegre»; «Yo soy Max». Sin embargo, Dios declara resueltamente «Yo soy» sin agregar nada más.

«¿Qué eres?», queremos preguntar. «Yo Soy», responde. No necesita añadir una palabra descriptiva porque Él nunca cambia. Dios es el que es. Es lo que siempre ha sido. Su inmutabilidad mueve al salmista a declarar: «Pero tú eres el mismo» (Salmo 102.27). El escritor quiere decir: «Tú eres el que eres. Nunca cambias». El SEÑOR es un Dios inmutable.

Tampoco es un Dios causado.

Aunque es Creador, nunca fue creado. Aunque hace, nunca fue hecho. Aunque causa, nunca fue causado. Esto explica la proclamación del salmista: «Antes que naciesen los montes Y formases la tierra y el mundo, desde el siglo y hasta el siglo, tú eres Dios» (Salmo 90.2).

Dios es El SEÑOR, Dios inmutable, Dios no causado, Dios no gobernado.

A usted y a mí nos gobiernan. El clima dicta lo que debemos usar. El terreno decide cómo hemos de viajar. La gravedad dicta nuestra velocidad, y la salud determina nuestra fuerza. Podemos desafiar tales fuerzas y alterarlas levemente, pero no podemos eliminarlas.

Dios nuestro Pastor no regula el clima; lo hace. No desafía la gravedad; la creó. Su salud no se ve afectada; no depende de un cuerpo. Jesús dijo: «Dios es Espíritu» (Juan 4.24). Puesto que no tiene cuerpo, no tiene limitaciones. Está activo lo mismo en Cambodia que en Connecticut. «¿A dónde me iré de tu Espíritu? ¿Y a dónde huiré de tu presencia?» pregunta David. «Si subiere a los cielos, allí estás tú; Y si en el Seol hiciere mi estrado, he aquí allí tu estás» (Salmo 139.7–8).

Inmutable. No causado. No gobernado. Estas son sólo una fracción de las cualidades de Dios, pero ¿no bastan para darle una visión de su Padre?¿No necesitamos esta calidad de Pastor? ¿No necesitamos un Pastor inmutable?
Cuando estaba en la universidad, Lloyd Douglas, autor de El manto sagrado y otras novelas, vivía en una pensión. En el primer piso vivía un profesor de música retirado, confinado a una silla de ruedas. Cada mañana Douglas pegaba su cabeza a la puerta del departamento del profesor y hacía la misma pregunta: Bien, ¿cuál es la buena noticia? El anciano tomaba su diapasón, y decía:

Este es el do central. Fue el do central ayer; será el do central mañana; y será el do central dentro de mil años. El tenor del segundo piso canta en bemol. El piano al otro lado del pasillo está desafinado, pero, amigo mío, este es el do central.

Usted y yo necesitamos un Do central. ¿No ha tenido demasiados cambios en su vida? Las relaciones cambian. La salud cambia. El tiempo cambia. Pero el SEÑOR que gobierna la tierra hoy es el mismo que la gobernaba anoche. Las mismas convicciones. El mismo ánimo. El mismo amor. Él nunca cambia. No puede alterar a Dios más que una piedrecilla puede alterar el ritmo del océano Pacífico. El SEÑOR es nuestro Do central. Un punto permanente en un mundo cambiante. ¿No necesitamos un punto estable? ¿No necesitamos un pastor inmutable?

De la misma manera necesitamos un pastor que no sea causado. Nadie sopló aliento de vida en El SEÑOR. Nadie ha sido señor de Él. Nadie lo dio a luz. Nadie lo causó. Ningún acto lo hizo aparecer.

Como ningún acto lo hizo aparecer, ningún acto lo puede hacer desaparecer. ¿Teme a los terremotos? ¿Tiembla ante un tornado? Imposible. El SEÑOR duerme en las tormentas y calma los vientos con su palabra. El cáncer no lo ataca, y los cementerios no lo descomponen. Él ya estaba antes que tales cosas llegaran. Él no es causado.

Y no es gobernado. Los consejeros pueden consolarle en la tormenta, pero usted necesita un Dios que pueda calmar la tormenta. Los amigos pueden sostenerle la mano en el lecho de muerte, pero usted necesita un SEÑOR que haya vencido al sepulcro. Los filósofos pueden discutir el significado de la vida, pero usted necesita un Señor que declare el significado de la vida.

Necesita a El SEÑOR.

No necesita lo que Dorothy encontró. ¿Recuerda su descubrimiento en El maravilloso mago de Oz? ¡Ella y su trío siguieron el camino de adoquines amarillos sólo para descubrir que el mago era un debilucho! Nada sino humo, espejos y el estruendo de un tambor de hojalata. ¿Es ese el tipo de Dios que necesita?

No necesita llevar la carga de un Dios inferior … un dios en un anaquel, un dios en una caja, un dios en una botella. No, necesita un Dios que pueda colocar cien mil millones de estrellas en nuestra galaxia y cien mil millones de galaxias en el universo. Necesita un Dios que pueda convertir dos puñados de carne en 75 o 100 mil millones de células nerviosas, cada una de ellas con más de 10 mil conexiones a otras celulas nerviosas, ubicarlas en un cráneo y llamarle a eso cerebro.

Y necesita un Dios que, a pesar de ser inconcebiblemente poderoso, puede venir en la suavidad de la noche y tocarlo con la ternura de una nevada de abril.

Necesita un SEÑOR.

Y, según David, ya tiene uno. Él es su Pastor.

Lucado, M. (2001). Aligere su equipaje (21). Nashville: Caribe-Betania Editores.

Alabanza: Dios – Danilo Montero

Guía de estudio
Aligere su equipaje
Preparada por Steve Halliday
2
El Do central de la vida
La carga de un dios inferior
Viaje hacia atrás
1. Con sus primeras palabras en el Salmo 23, David nos da la salida para liberarnos de la carga de una divinidad inferior.
A. ¿Qué divinidades inferiores ejercen una atracción para su conocimiento?
B. ¿Por qué alguien se decidiría por una divinidad inferior?
2. Max dice que muchas personas se deciden por una de estas tres divinidades: Dios como un genio en una botella, como un dulce abuelo, o como un papá ocupado.
A. Describa en sus propias palabras cada una de esas divinidades inferiores. ¿Qué parece atractiva de ellas?
B. ¿Alguna de esas tres divinidades menores se ha interesado en usted? ¿Por qué? o ¿Por qué no?
3. Dios es «el que es» y «el que causa».¿Por qué eso es importante? Porque necesitamos un Dios grande. Si Dios es «el que es», entonces es un Dios inmutable.
A. ¿Por qué necesitamos un gran Dios? ¿Por qué necesitamos un Dios inmutable?
B. ¿Qué sería diferente sobre su vida si Dios fuera más pequeño? ¿ Cómo se sentirías si Él cambiara caprichosamente?
4. Inmutable. No causado. No gobernado. Estas son sólo una fracción de las cualidades de Dios, pero ¿no bastan para darle una visión de su Padre?¿No necesitamos esta calidad de Pastor? ¿No necesitamos un Pastor inmutable?
A. ¿Cómo contestaría usted las preguntas de Max?
B. Dé un ejemplo de cómo Dios ha sido un pastor inmutable en su vida.
Viaje hacia arriba
1. Leer Éxodo 3.13–17; 6.2–8
A. ¿Qué aprende usted sobre el nombre de Dios?
B. ¿Qué aprende usted del que Dios registre su huella?
C. ¿Qué aprende usted sobre lo concerniente a Dios y su pueblo?
2. Leer Salmo 102.25–27; 139.7–12
A. ¿Qué aprende usted sobre Dios en esos pasajes? ¿Cómo esos versos afectan su visión de Dios?
3. Leer 1 Timoteo 6.13–16
A. ¿Qué aprende usted sobre Dios en este texto?
B. ¿Qué sugiere Pablo que nosotros respondamos a Dios?
4. Leer Isaías 40.21–31
A. ¿Qué revela este texto sobre Dios?
B. ¿Qué piensa Dios de los pretendientes a su trono?
C. ¿Cómo Dios destina esta majestuosa imagen de Él a animar nuestros fatigados corazones?
Viaje hacia adelante
1. Haga un estudio sobre los falsos dioses descritos en la Escritura. Comience con nombres tales como «Baal», «Asera», y otros géneros de «dioses». Haga otra investigación, tal vez en un buen diccionario Bíblico, para descubrir alguna cosa sobre esos «dioses inferiores». ¿Cómo ellos se comparan al Dios de Jesús?
2. Pase un tiempo meditando y concéntrese en los atributos del real Dios de la Biblia. Considere el usar un devocional diario tal como: Cuán grande eres tú (Hermana, Ore.: Multnomah, 1999), en el cual se enfoca el año completo sobre la majestuosidad y grandeza de Dios.

Lucado, M. (2001). Aligere su equipaje (200). Nashville: Caribe-Betania Editores.
Anuncios

9 responses to this post.

  1. Posted by Javier Alejandro on 9 marzo 2009 at 9:28 PM

    Que gruesa esta frase:

    “Aparece el domingo, así que límpiate y muéstrate espiritual”

    Bueno, alli voy:

    ¿cuáles son las divinades inferioresen mi vida? Aunque no es el dinero, no es el ‘poder’ o el ‘querer tener’, reconozco que la divinidad inferior que he creado en mi vida es un dios totalmente distinto al Dios poderoso que muestra la Biblia, el que me rescató… muchas veces limito tanto el Poder de Dios… me cuesta tanto ver como Él ve, y eso es lo que afecta tanto mi conocimiento como su obra en mi vida, y obviamente mi relación con Él. Pienso que a algunos nos pasa esto por falta de comunión con Él, si lo conozco, si ando con Él, cada vez será más difícil que le de cabida a otros dioses.

    Creo que he visto a Dios en cada una de esas tres formas: el genio en la botella, que aparece cada vez que quiero, el abuelo que me lo soporta todo, y el papá ocupado al que tengo que rendirle cuentas cada vez que me acerco a Él. Obviamente Dios no es ninguno de estos tres, ya que Él en verdad se interesa en mi en cualquier momento, me ama en cualquier momento, y me observa en cualquier momento.

    Nunca estaré consciente de la grandeza del Dios que tengo… ahora quiero tener presente que un motivo más para agradecer es que sea así: inmutable, grande, majestuoso, un verdadero modelo, que es lo que busco siempre, y obviamente sólo en Él puedo encontrar. El mejor ejemplo que puedo dar es que aun cuando yo lo insultaba, cuando lo rechazaba, su amor por mi no cambió, y me tiene en su casa, con su familia… ¿se puede pedir más?

    EL NOMBRE de Dios…Wow!! Mi personal punto de vista es que lo que importa no es tanto el nombre exacto, las raíces etimológicas, morfológicas o como sea, sino el hecho de que… NOS HA REVELADO SU NOMBRE!!!, le importamos tanto que nos ama por AMOR DE SU NOMBRE!!!!

    …aún mal escrito, mal pronunciado, motivo de ‘confusión’…

    no importa. Me pregunto… ¿algún padre de familia se molesta porque su pequeño hijo, que está comenzando a hablar, y a caminar intenta decir su nombre? …y aunque lo dice mal, aunque no lo pronuncia bien, para ese padre son los sonidos más tiernos que existen… estoy SEGURO que ese padre SE ENTUSIASMA de saber que el hijo quiere dirigirse a Él por su nombre, con esa confianza…

    por mi parte no tengo nada más que decir sobre este asunto… solo que
    ALABO TU NOMBRE DIOS TODOPODEROSO, SEÑOR DE LOS EJÉRCITOS, MI AMIGO, MI REFUGIO, MI CONSUELO EN TIEMPOS DIFICILES, MI FORTALEZA EN LA AFLICCION..

    MI PASTOR

    😀

    Responder

  2. Hola a todos…

    Bien comparto mucho lo que dice Xavi sobre el nombre de Dios, yo lo he vivido con mi hermanita, todos estaban espectantes de que nombre diría primero, pero como era de suponerse debia ser el de uno de sus padres, ahora no recuerdo bien cual de los dos fue, pero si pienso que a Dios le debe dar risa la forma en que intentamos desifrar incluso su nombre, no una risa burlona o “mala onda”, sino una risa tierna de esas cuando te dan ganas de abrazar.

    Fijense que a mi me pasa algo raro, talves no toda la vida ha sido así, pero me sucede que no busco a Dios como el genio, el que hace lo que le diga. He visto su soberania en la forma en que creó la tierra y el universo y prácticamente he visto que no puedo darle ordenes a alguien tan poderoso, talves porque siempre tuve miedo de mis jefes, padres, etc, en general gente de autoridad en mi vida. Pero veo que Dios no me haría caso en algo que vaya en desacuerdo con su propósito para mi vida.

    Fijense que escuché en la radio un testimonio bien impactante, una persona compartia que Dios lo hizo sentir su respaldo comparandolo con algo en la tierra y prácticamente le dijo: Que emprenderías si Warren Buffet te fuera a financiar. Wow!!!! Que te digan, hace tu producto y no preocupes por el dinero. Esto es muy poco comparado con todo aquello donde Dios quiere respaldarnos. Esa es la importancia de un gran Dios. Que no hay nada imposible para él, que nunca va a cambiar y que siempre nos va a respaldar.

    Les cuento que este capitulo me tiene muy impresionado y por eso no habia comentado, pero por el momento este es mi aporte, aún estoy digiriendo el resto =).

    Y ya vamos por el cap 3!!!!!! jjajajaj Gloria a Dios.

    Responder

  3. Posted by DPMS on 16 marzo 2009 at 12:50 PM

    hola a todos, este capítulo está impresionante. Lo que llegó a mi corazón es que como humanos estamos limitados a comprender lo que es Dios y como es. Igual que Xavi, inconscientemente con mi conducta denoto que aún percibo a Dios como un abuelo bonachón o como un papá super ocupado. =(

    Creo ahora saber que SU NOMBRE abarca tanto, que solo le conoceré tan bien como Él me conoce algún día. Así dice la Biblia, ¿verdad?

    Dios es… inmenso. A veces mi mente lo asocia a una figura o imagen física o humana, algo pequeño, que es lo que me cabe en la mente. Pero bien dice la canción, aún los cielos no pueden contenerte, ni el espacio sostenerte.

    Cuando se me preguntó como me sentiría ¿Qué sería diferente sobre mi vida si Dios fuera más pequeño? o ¿Cómo me sentiría si Él cambiara caprichosamente?
    Me sentiría… mmmm.. INSEGURA. Literalmente no tendría a nadie en quien confiar. 
    Simplemente no hubiera había un cambio en mi vida después de conocerle. Gracias Dios por tu grandeza!!!

    Responder

  4. Posted by Lucrecia on 16 marzo 2009 at 6:12 PM

    Este capítulo me hace pensar en nuestro mundo tan cambiante, cada vez más tecnología, más innovación, todo es dinámico… cambia… cambia….y cambia. Si no tuviera al Señor mi futuro sería incierto, y así como muchas personas he conocido en mi vida y se han ido, algunas las recuerdo como si fuera ayer, otras solo recuerdo su rostro y no su nombre, pero lo que me llena hasta las lágrimas es saber que aquel que cambió mi vida no es así.

    Muchas veces he visto a Dios como ese genio de botella, principalmente porque esos “actúan” instantáneamente, e inconcientemente he dicho: Dios lo quiero ahora! =( , me ha costado esperar el tiempo de Dios, también lo he visto como el papá ocupado que pretendo engañar únicamente abriéndome a Él en una asamblea y no en la intimidad de mi habitación.

    Es contradictorio, pero a pesar que lo he visto sumamente pequeño por mis caprichos y mis urgencias, al analizar todas las lecturas en la palabra de Dios no logro imaginarme siguiendo al Señor sin su esencia. YO SOY. No es necesario tratar de explicarlo, simplemente YO SOY y cada uno de nuestros corazones, mentes y almas a través del Espiritu Santo entiende por individual el sentido de este nombre.

    Así como Él, su palabra es eterna, su palabra no pasará, el cielo y la tierra si, pero Él no, y las promesas que tiene para mí como hija suya, las ha cumplido aún a pesar de mi conducta.

    Dios Todopoderoso, Soberano y Rey de la tierra, de la vida, del universo, de mi CORAZÓN desde ahora y para siempre!

    Dios eterno tu luz por siempre brillará y tu gloria incomparable sin final, el clamor de mi Ser es contigo estar desde mi interior mi alma clamará!!!!!!!!!!!

    Responder

  5. Posted by Adriana on 16 marzo 2009 at 6:58 PM

    ¿Por qué David escribió el Salmo 23 ? Para fortalecer
    nuestra confianza en Dios; para recordarnos quién es Él.

    VIAJE HACIA ATRAS

    1.
    A. Quizás una divinidad inferior, que no es algo malo, pero a veces me cuesta es el querer alcanzar metas personales, en ocasiones se pueden convertir en impaciencia y limitar el conocimiento de lo que Dios realmente quiere.

    B. Alguien se decide por una divinidad inferior mas que todo si no conoce al Señor, espero no nos pase ya conociéndolo, puede ser por ansias de poder, por vanagloria huy por muchas cosas, vemos que hasta el diablo tentó a Jesús de esa forma.

    2
    A. El genio en una botella, pues creo que es la mas atractiva de las tres, quien no quisiera que mágicamente se le concedieran sus deseos.
    El abuelo dulce, a todos nos gusta que nos consientan y pues el abuelo no te va a castigar si haces algo malo.
    El Padre ocupado a veces los ocupados somos nosotros y se nos olvida que el si esta allí. Como dice Javier esta gruesa la frase “Aparece el domingo, así que límpiate y muéstrate espiritual. El lunes, sé otra vez como eres”, se me hizo algo parecido a portate bien porque tu papá ya viene.

    B. En mi cuando no lo conocía, la primera era como a quien acudir en caso de emergencia. Aunque confieso que a veces me cuesta quisiera que me de todo lo que le pido, estoy aprendiendo a dar gracias por lo que me da y por lo que no tambièn.

    3.
    A. Necesito un Dios inmutable, porque nunca va a dejar de amarme.

    B. Que seria de mi vida si Dios fuera mas pequeño y si el cambiara caprichosamente, huy pues para empezar no sería Dios si eso sucediera y pues me sentiría desprotegida, saben hace poco me paso algo tan simple en lo que Dios me hablo, le pedí a la nena que hiciera algo distinto dos veces en la semana lo cual no hizo o no lo hizo bien, mi hermana me dijo es que como te confías de ella y pues dije dentro de mi si ya no le voy a confiar nada otra vez si es una niña, pero saben el Señor me confronto y me mostró en ese momento que no debía pensar así, porque de la misma forma yo me he equivocado tantas veces y a pesar de ello el Señor sigue siempre allí inmutable confiando en mi. Se imaginan que sería de nosotros si el Señor no fuera así.

    4. Si Dios no fuera un pastor inmutable en mi vida ya no estaría en el redil, ese es el mejor ejemplo que puedo dar.

    VIAJE HACIA ARRIBA

    Al meditar en la lectura de los cuatro bloques de citas, me hizo recordar cuando empezaba mi caminar en el Señor, guau la revelación de esta palabra, quien es el Dios en el que creo, es el Señor todopoderoso que no cambia, que no se cansa, el es omnipresente, el es el Rey de reyes y Señor de señores.

    Responder

  6. Posted by Javier Alejandro on 18 marzo 2009 at 1:58 PM

    Qué edificante es leer los comentarios!!!

    Y qué reconfortante es saber que Dios NO cambia, TODO está bajo su control, y TODO lo que puede pensar, crear, etc es para nuestro bien.

    Qué grande es nuestro Dios!!!

    Responder

  7. Posted by Alexander on 18 marzo 2009 at 11:48 PM

    Dios les bendiga mis hermanos

    Bueno este capitulo me recordo que antes mi vida no tenia sentido.

    Es como el “Do” de una sinfonía, ya que si esta nota no tendría sentido la sinfonía.

    Mi vida sin mi Señor no tenia Sentido

    !Como es de bueno mi Señor! Que dice que Él no cambia. Creo que por eso es que el ser humano unicamente en Dios se siente seguro.

    Con relación al nombre de Dios, YO SOY mi percepción es Dios en un ETERNO PRESENTE.

    Muy buen capitulo.

    Responder

  8. Posted by Javier Alejandro on 19 marzo 2009 at 8:06 AM

    Si si… ya sé que me emocioné y he comentado mucho este capítulo :D, sólo quería compartirles esta alabanza que viene muy al caso 😛

    Bendiciones

    Por Quien Eres Tú – Coalo Zamorano

    Responder

  9. Posted by Maribel Leiva on 19 octubre 2010 at 10:25 AM

    Dios………mi Señor Todopoderoso…………que bien se siente decirlo……….que clase de dios quiero?
    a ESE DIOS………SEÑOR de SEÑORES………mi creador………el que todo lo ha hecho…………y solo nos ha tocado a todos descubrirlo…………impresionante lectura………….y bella melodía

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: