Cap. 3: Lo Haré A Mi Manera

la-carga-de-la-confianza-en-si-mismoLa Carga De La Confianza En Sí Mismo


El SEÑOR es mi pastor …
Salmo 23.1

¿Dice que puede manejar un palo de golf como Tiger Woods? Es mucho decir.

¿Espera marcar un gol como Joe Montana? Tendrá que esforzarse mucho.

Y usted, señorita, ¿aspira llegar a ser la próxima Mía Hamm? Me alegro.

¿Y yo? Bueno, en realidad hay un individuo que ha captado mi atención.

Hace que me acuerde de mí. Probablemente nunca lo ha oído nombrar. ¿Vio el Abierto de Gran Bretaña de 1999? ¿Sí, el de Carnoustie, Escocia? ¿Recuerda al jugador que tenía siete golpes a favor para el último hoyo?

Ese mismo, el francés. Jean Van de Velde. Estaba a seis golpes y 480 yardas de un campeonato de gran importancia, todo un fajo de billetes, y un lugar en la historia. Todo lo que necesitaba era marcar un seis en un hoyo de a cuatro.

Yo podría tirar un seis en un hoyo de a cuatro. Mi madre podría hacer un seis en un hoyo de a cuatro. Este tipo podría tirar un seis con una espumadera y una banana. Díganle al que graba los trofeos que caliente más su pluma y practique su «V». Necesitará dos para escribir «Jean Van de Velde».

Es cierto que el hoyo no era fácil. Estaba cortado tres veces por un arroyuelo, que en realidad era pantanoso. No sude. Haga tres tiros cortos … golpee la bola tres veces si es necesario. Tome un seis, gane el hoyo, y sonría para las cámaras. Además hay viento, y el riachuelo es poco profundo. No le coquetee.

Ah, pero a los franceses les gusta coquetear. Van de Velde saca su madera uno, y en alguna parte en Des Moines un aficionado sentado en su sillón, seducido por la idea de dormir debido a la ventaja de siete golpes, abre un ojo. ¿Tomó la madera uno?

El caddie era un parisino de treinta años llamado Cristofer con un inglés no muy pulcro, con una barbita que parecía pincel de pintor, y pelo blanquecino bajo su gorro. «Pienso que él y yo quegríamos segr espectaculagres», confesó más tarde.

Van de Velde lanza la bola a medio camino de la torre de Eiffel. Ahora tiene 240 yardas hasta el césped, con nada más que hierba larga y angustias en medio. Es seguro que hará un tiro corto para regresar a la calle.

La lógica dice: «No busques el césped».
Golf 101 dice: «No busques el césped».
Todos los escoceses en la galería dicen: «Hey, muchacho, no busques el césped».

Van de Velde dice: «Buscaré el césped».

Saca un fierro dos, y el golfista del sillón en Des Moines abre el otro ojo: ¿Un fierro dos? ¡Quizás si tienes la te en la playa y quieres alcanzar el Caribe! Los espectadores están en silencio. La mayoría por respeto. Unos pocos oran. El fierro dos de Van de Velde se convierte en un fierro ¡hacia adelante! juák, clang, plop. La bola hace carambola en las tribunas y desaparece en el pantano que tiene una vegetación tan alta como para ocultar un duende del césped.

Su mentira hubiera hecho crecer la nariz de Pinocho. El siguiente tiro cae en el agua y el siguiente en la arena. Balance de daño, ha recibido cuatro golpes y una penalización. Ha gastado cinco y no se encuentra en el césped. Adiós a ganar el hoyo. Ahora está orando por un siete y un empate. Para gran alivio del mundo civilizado, Van de Velde hace el siete. Usted se preguntará si alguna vez se recuperó del riachuelo. Perdió el partido.

El golf, como los shorts de nylon, revela mucho sobre una persona. Lo que el hoyo 18 reveló sobre Van de Velde hace que me acuerde de mí mismo.

Yo he hecho lo mismo. Todo lo que necesitaba era un fierro cinco, pero tuvo que sacar el madera uno. O, en mi caso:

Todo lo que necesitaba era pedir perdón, pero me puse a discutir.
Todo lo que necesitaba era oír, pero tuve que abrir la bocaza.
Todo lo que necesitaba era ser paciente, pero tuve que tomar el control.
Todo lo que tenía que hacer era dejárselo a Dios, pero traté de arreglarlo por mí mismo.

¿Por qué no dejar el palo uno en la bolsa? Sé lo que habría respondido el caddie Cristofer: «Creo que él y yo y Max quegríamos segr espectaculagres».
Mucha soberbia. Demasiada independencia. Demasiada confianza en mí mismo:

No me hace falta tu consejo: Juáck
Esto lo manejo yo solo: Clang.
No necesito un pastor, gracias: Plop.

¿Puede identificarse con esto? ¿Somos Jean y yo los únicos que convertimos en himno la famosa canción de Sinatra «A mi manera»? ¿Somos los únicos dos que arrastramos de aquí para allá el cofre de hierro de la confianza propia? No creo.

Los humanos queremos hacer las cosas a nuestra manera. Olvidamos la vía sencilla. Olvidamos el camino común. Olvidamos el mejor método. Olvidamos el camino de Dios. Queremos hacer las cosas a nuestra manera. Y según la Biblia ese es exactamente nuestro problema. «Todos nosotros nos descarriamos como ovejas; cada cual se apartó por su camino» (Isaías 53.6).

Nos cuesta pensar que una oveja sea obstinada. De todos los animales de Dios es el menos capaz de cuidarse.

¡Las ovejas son tontas! ¿Ha conocido algún adiestrador de ovejas? ¿Ha visto una oveja que haga cosas entretenidas? ¿Sabe de alguien que haya enseñado a su oveja a retozar? ¿Ha visto un circo que anuncie a «Mazadon y su oveja saltarina»? No. Son muy tontas.

También son indefensas. No tienen colmillos ni garras. No te pueden morder ni correr más que tú. Por eso nunca vemos que una oveja sea la mascota de un grupo. Hemos oído de los Carneros (Rams) de San Luis, de los Toros (Bulls) de Chicago y de los Halcones marinos (Seahawks) de Seattle, pero ¿qué de las Ovejas de Nueva York? Quién quiere ser oveja? Ni siquiera podrías lograr un grito decente para la barra.

Somos las ovejas, sí, sí, sí.
Ni siquiera un pío de nosotros vas a oír.
La victoria es tuya, la vas a conseguir
Pero ponte a contarnos si quieres dormir.

Peor aun, las ovejas son sucias. Un gato se limpia. También el perro. Vemos las aves que se bañan o un oso en el río. Pero, ¿una oveja? Se ensucian y así se quedan.

¿No podría David haber pensado en una mejor metáfora? ¡Claro que sí! Después de todo superó a Saúl y abatió a Goliat. ¿Por qué no eligió algo otra cosa que no fuera la oveja?

Algo como:
«El SEÑOR es mi comandante en jefe, y yo soy su soldado». Eso nos gustaría más. El guerrero recibe un uniforme y un arma, y quizás una medalla.
O, «
El SEÑOR es mi inspiración y yo su cantor». Estamos en el coro de Dios; ¡qué tarea tan halagadora!
O, «
El SEÑOR es mi rey y yo su embajador». ¿Quien no querría ser portavoz de Dios?

Cuando habla el embajador, todos callan. Todos escuchan cuando cantan los trovadores de Dios. Todos aplauden cuando pasa el guerrero de Dios.

Pero, ¿quién se da cuenta cuando aparece la oveja de Dios? ¿Quién nota cuando la oveja canta, habla o actúa? Sólo una persona lo nota. El pastor. Y ese es exactamente el punto de David.

Cuando David, que era un guerrero, cantor y embajador de Dios, buscaba una ilustración de Dios, recordó sus días como pastor. Recordó su atención preferente por las ovejas día y noche. Recordó cómo dormía con ellas y las cuidaba..

Su cuidado por las ovejas le hizo recordar el cuidado de Dios por nosotros. David se regocijaba al decir: «El SEÑOR es mi pastor», y al hacerlo orgullosamente daba por entendido, «y yo soy su oveja».

¿Se siente aún incómodo con que lo consideren una oveja? Présteme su buen humor y ayúdeme en una simple encuesta. Vea si tiene éxito con la confianza en sí mismo. Levante la mano derecha si alguna de la siguientes afirmaciones lo describen:

Puede controlar su buen ánimo. Nunca está malhumorado ni resentido. No puede identificarse con Jekyll y Hyde. Siempre está optimista y erguido. ¿Esto le describe? ¿No? Bueno, probemos por otro lado.

Está en paz con todos. Toda relación es dulce como el caramelo. Aun sus viejos amores hablan bien de usted. Ama a todos y todos lo aman. ¿Eso es usted? Si no, ¿qué tal esta otra descripción?

No tiene temores. Lo llaman el «bravo». Se desploma la bolsa de valores: No hay problema. ¿Le descubren un problema al corazón: Bostezo. Comienza la Tercera Guerra Mundial: ¿qué hay para la cena? ¿Esto le describe?

No necesita perdón. Nunca ha cometido un error. Tan cuadradito como un tablero de ajedrez. Tan limpio como la cocina de la abuela. Nunca hizo trampa. Nunca mintió. Nunca mintió sobre hacer trampas. ¿Así es usted? ¿No?

Evaluemos esto. No puede controlar su genio. Algunas de sus relaciones están tambaleantes. Tiene temores y fallas. ¡Humm! ¿Quiere realmente aferrarse al cofre de su autosuficiencia? Me da la impresión que necesita un pastor. De otro modo podría tener un Salmo 23 según esta versión:

Yo soy mi pastor. Siempre padezco necesidad.
Voy de comercio en comercio y de sicólogo en sicólogo en busca de alivio sin encontrarlo.
Me arrastro por el valle de sombra de muerte y me desmorono.
Le temo a todo desde los pesticidas hasta las líneas eléctricas, y comienzo a actuar como mi madre.
Voy a la reunión semanal del personal y estoy rodeado de mis enemigos. Voy a casa y hasta mi pez de colores me desprecia.
Unjo mi cabeza con Tylenol extra fuerte.
Mi Bacardí está rebosando.
Ciertamente la miseria y la desdicha me seguirán, y viviré dudando de mí por el resto de mi solitaria vida.

¿A qué se debe que quienes más necesitan un pastor lo resisten tanto?

Esa sí que es una pregunta para los Van de Velde de la vida. La Escritura dice: «Hazlo a la manera de Dios». La experiencia dice: «Hazlo a la manera de Dios». Los escoceses en el cielo dicen: «Hey, muchacho, hazlo a la manera de Dios».

Y, de vez en cuando, lo hacemos. Cuando lo hacemos, cuando seguimos la dirección de nuestro Dios, y mantenemos el palo uno en la bolsa, de alguna manera la bola permanece en ruta.

Sí, Van de Velde hace que me acuerde de mí.

Después de perder su hoyo, conservó su compostura para el público. Pero cuando se sentó en la tienda, puso el rostro entre las manos. Y sollozó: «La pgróxima vez voy a usagr el fiegrro en fogrma de cuña. Digrás que soy un cobagrde, pero la pgróxima vez voy a usagr el fiegrro en fogrma de cuña».

Tú y yo, Jean.

Lucado, M. (2001). Aligere su equipaje (31). Nashville: Caribe-Betania Editores.

Alabanza: Te Necesito – Roberto Orellana

Guía de estudio
Aligere su equipaje
Preparada por Steve Halliday
3
Lo haré a mi manera.
La carga de la confianza en sí mismo.
Viaje hacia atrás
1. Los humanos queremos hacer las cosas a nuestra manera. Olvidamos la vía sencilla. Olvidamos el camino común. Olvidamos el mejor método. Olvidamos el camino de Dios. Queremos hacer las cosas a nuestra manera.
A. ¿Qué es lo que nos motiva a buscar nuestra propia manera?
B. ¿Cuándo nosotros confiamos en nosotros mismos, antes que en Dios, cuáles son los resultados?
2. Cuando David, que era un guerrero, cantor y embajador de Dios, buscaba una ilustración de Dios, recordó sus días como pastor.Su cuidado por las ovejas le hizo recordar el cuidado de Dios por nosotros. David se regocijaba al decir: «El SEÑOR es mi pastor», y al hacerlo orgullosamente daba por entendido, «y yo soy su oveja».
A. ¿Por qué piensa usted que David escogió describir a Dios a través de la imagen de un pastor? ¿Por qué no usó otra imagen?
B. ¿Usted piensa orgullosamente de usted como una oveja? Explique.
3. ¿Usted me complacerá y tomará un simple cuestionario? Vea si usted tiene éxito al poner la confianza en sí mismo. Alze su mano si algo de lo siguiente lo describe.
Usted puede controlar sus estados de ánimo.
Usted está en paz con todos.
Usted no tiene temores.
Usted no necesita perdonar.
A. Describa a alguien que usted conozca y que crea que se adecua a uno de los enunciados anteriores.
B. ¿Cuál de esos cuatro aspectos de la vida lo motivan a usted a luchar? Explique.
C. ¿A qué se debe que aquellos que más necesitan un pastor se le resisten?
Viaje hacia arriba
1. Leer Jeremías 17.5–8
A. ¿Qué piensa el Señor de aquellos que ponen su confianza en sí mismos (v. 5)?
B. ¿Cuál es el resultado de confiar en uno mismo (v. 6)?
C. ¿Cómo se siente el Señor acerca de los que confían en Él (v. 7)?
D. ¿Cuál es el resultado de confiar en Dios (v. 8)?
2. Leer Deuteronomio 8.10–18
A. ¿Qué hacemos nosotros en tiempos de prosperidad (v. 10)?
B. ¿En qué manera la prosperidad puede ser una amenaza espiritual (vv. 11–14)?
C. ¿Por qué es insensato creer que nosotros somos autosuficientes (vv. 15–18)?
3. Leer 1 de Corintios 4.6–7
A. ¿Qué significa «no pensar más de lo que está escrito» (v. 6)? ¿Por qué la Biblia nos advierte de «no pensar más de lo que está escrito»?
B. ¿Cómo respondería usted a las tres preguntas de Pablo en el verso 7?
Viaje hacia adelante
1. Conscientemente salga de su zona de confort, y haga alguna cosa que requiera que usted confíe en otra persona. Haga algo tan exótico como un salto en paracaídas o tan mundano como preguntar direcciones en un lugar que usted nunca ha visitado.
2. Leer el clásico Un pastor mira en el Salmo 23 por Phillips Keller para alcanzar una mejor imagen de qué significa ser un pastor en el redil de Dios.

Lucado, M. (2001). Aligere su equipaje (203). Nashville: Caribe-Betania Editores.
Anuncios

7 responses to this post.

  1. Posted by Javier Alejandro on 18 marzo 2009 at 2:05 PM

    La CARGA de la confianza en sí mismo…. Wow

    No sé ustedes, pero a mí me pasan ciertas cosas, ya de forma inconsciente… confío mucho en mí mismo… demasiado… y es lo que la sociedad nos enseña ¿no? A ser “Independientes”… de otras cosas tal vez es bueno, pero nuestra mente, nuestros actos se van acostumbrando a no depender de nadie, y no fuimos creados para vivir solos, Todos necesitamos de los demás.

    A veces me he preguntado qué sería de nuestras vidas si no existieran los trabajos “desagradables”… hay una serie en el Discovery que se trata de los trabajos más “feos” del mundo, y si no existieran las personas que los hacen ¿qué? lo tendríamos que hacer nosotros…

    Pero el punto es que nos llegamos a independizar hasta de Dios, cuando pensamos en nosotros más de lo que debemos pensar, cuando omitimos (voluntaria o involuntariamente) el hecho de que Dios es el dueño de mi vida, el que abre o cierra puertas, aunque yo sea muy bueno con lo que haga… la decisión final la toma Dios.. y ESO me cuesta trabajo, lo reconozco.

    Me impactaron las palabras: Mucha Soberbia. Demasiada Independencia. Demasiada confianza en mí mismo

    EXCELENTE antítesis del Salmo 23 😀 Lucado es genial jejeje

    Más adelante publicaré mis respuestas a la guía de estudio, por el momento…

    Bendiciones a todos 😉

    Responder

  2. Posted by Lucrecia on 19 marzo 2009 at 12:14 PM

    Que carga tan pesada muchis! Este tema de la autosuficiencia e independencia ha estado llegando a mi vida desde diferentes direcciones. ¿Qué será? jajaja son bromas.

    Tanto que decir, tanto que recordar, desde pequeñita siempre traté de tomar el mando de mi vida y buscar la “independencia”, ahorita me recuerdo que cuando tenía como 10 años andaba con mi mamá y mis hermanas en la zona 1, me regañaron por algo y decidí irme a casa yo sola… pero necesitaba alguien que me enseñara como llegar y no lo acepté tons me perdí.

    Y así se suman muchas otras cosas que no me han salido como debería por creerme muy pilas y creer que sé que es lo mejor para mí. Tons digo yo, si así soy con mis cosas “tangibles”, “terrenales” como queramos llamarles como he de ser de terca con mi vida espiritual.

    Creo que David escogió la imagen de un Pastor porque el fue pastor de ovejas, y sabía la dependencia de este animalito hacia él, conocía su torpeza y sabía que no se pueden cuidar solas.

    Cuando escuché por primera vez esta comparación me saqué de onda un poco porque prácticamente me dijeron “tonta” pero lo que pienso ahora es muy diferente, Dios nos conoce tanto! que sabe que no podemos hacer nada sin Él. Y repitiendo una frase tan cierta que compartió Alex en el capítulo 2: El ser humano únicamente en Dios se siente seguro.

    Uno de los aspectos que me motiva a luchar es el de los temores. Es algo que me ha hecho doblar rodillas siempre, en el primer capítulo les compartía que los temores me limitan a muchas cosas y me hacen batallar, cuando veo a hermanos que anda con el “moco caído” me reflejo en ellos y lo único que Dios pone en mi corazón para ellos es animarlos, “inyectarles” el gozo de Dios, talvez porque los entiendo muy bien, cuando animo a otros siento que Dios me anima a mí.

    ¿A qué se debe que aquellos que más necesitan un pastor se le resisten? Considero que la autosuficiencia es signo de un corazón duro, y un corazón duro es difícil que logre aceptar una ayuda, un consejo, una guía, muchas veces mi corazón se endurece precisamente porque las cosas no salen como debería (por querer hacerlo a mi manera) y es ahí donde mi naturaleza empieza a revelarse en contra de Dios.

    La cita de Jeremías 17:5-8 me revela un panorama desolador para el que confía en sí mismo, y eso me pasa muchas veces, encuentro desolación en mi vida.

    La cita de Deuteronomio me recuerda a mi papá (McIto ® dirían algunos) el Señor le ha proveído materialmente lo que él le ha pedido y veo en su corazón un agradecimiento al Señor que me llena mucho ver. También el saber que la prosperidad puede ser una amenaza espiritual al entrar orgullo en nuestra vida, me pone los pies sobre la tierra, a veces sueño muy alto con mi prosperidad. :-/

    No soy mejor que los demás, no tengo nada que Dios no me haya dado y si presumo a veces de lo que tengo tanto material como espiritual es porque desvío mi mirada de aquel que me amó primero.

    Responder

  3. Posted by Javier Alejandro on 19 marzo 2009 at 2:10 PM

    Viaje hacia atrás
    1.
    A. En mi caso lo que me motiva a buscar las cosas a mi propia manera, es mi orgullo, saber que lo puedo hacer “solo”
    B. Cuando confío en mí mismo antes que en Dios, aparte del vacío existencial que obviamente alimento y hago crecer, me siento frustrado, porque no fui hecho para satisfecerme a mí mismo :-S
    2.
    A. David sabía muy bien la DEPENDENCIA que tiene una oveja por su pastor, Él se sentía indefenso, inútil sin la compañía del Señor
    B. Pues… sin conocer bien las características de una oveja, la imagen me provoca ternura, me sentía bien… ahora, como dice Lucky, se siente un poco extraño que nos comparen con unos animales inútiles (jejeje) pero al ver la figura del pastor, eso me hace sentir confiado
    3.
    puedo controlar mis estados de ánimo? Difícilmente. La mayoría de las veces no 😦
    Usted está en paz con todos. Trato, pero no puedo.
    Usted no tiene temores. Negativo. Tengo temores
    Usted no necesita perdonar. Negativo, necesito perdonar, aunque me cueste un triunfo
    Resultado: Reprobado creo :S

    A. Alguien que conozco que se adecúa a los enunciados anteriores es Miguel… lo veo en el espejo todos los días
    B. El controlar mis estados de ánimo. En verdad quiero luchar para cambiar ese aspecto de mi vida, porque con él, van de la mano muchos otros aspectos negativos
    C. Nos cuesta reconocer que necesitamos de alguien más… por eso nos resistimos a ser ovejas

    Viaje hacia arriba
    1. Leer Jeremías 17.5–8: Tajante, al grano, duro, sincero… excelente la forma del Señor de llamar mi atención… CONCLUSIÓN: BASTA YA DE CONFIAR EN MI MISMO… A CONFIAR EN EL SEÑOR!!!
    2. Leer Deuteronomio 8.10–18: Muy cierto, en tiempos de prosperidad, se nos olvida de dónde hemos venido… me pasa que me olvido fácilmente de lo que Dios ha hecho en mi vida.. y hoy una vez más me lo recuerdo: ESTOY DONDE ESTOY, Y SOY LO QUE SOY POR LA GRACIA DE DIOS… NADA MÁS ES CIERTO
    3. Leer 1 de Corintios 4.6–7
    A. Pensar más de lo que está escrito para mi es atribuir a otros, lo que debe atribuirse a DIOS
    B. TODO lo que tengo, es por la GRACIA de Dios

    Viaje hacia adelante
    1. Quiero salir de mi zona de confort, preguntando algo a los demás… haciendo algo donde muestre que necesito de alguien… por cierto… ¿alguien tiene alguna idea? 😛
    2. Pendiente: Conseguir “Un pastor mira en el Salmo 23” por Phillips Keller

    Bendiciones a todos 😀

    Responder

  4. Posted by Ricardo Mazariegos on 22 marzo 2009 at 3:30 PM

    @Lucky: este es el video que estabas buscando¿?

    Muy bueno por cierto.

    Saludos. DLB

    Responder

  5. Posted by Alexander on 22 marzo 2009 at 10:09 PM

    Dios les Bendiga Hermanos

    Este capitulo es impactante

    “Lo haré a mi Manera”

    Son unas palabras que me cuesta dejar de decir, aún cuando mis intenciones son presentar a mi Señor, me cuesta preguntarle que estrategias o como debo hacerlo.

    Esto me recueda al pueblo de Israel, pues un viaje que pudo ser corto les tomo 40 años entrar a la tierra prometida. Todo por hacerlo a su manera.

    Hoy precisamente le ruego a Dios que me ayude a confiar en Él y no recorrer mas de lo que debo.
    Pues en Él todo es mas fácil.

    Responder

  6. Posted by DPMS on 23 marzo 2009 at 4:31 PM

    Capítulo más descriptivo sobre mi vida no he encontrado. 😥

    Todo lo que he necesitado es perdir perdón, pero me pongo a discutir.
    Todo lo oque he necesitado es oír, pero abro mi bocota.
    Todo lo que he necesitado es ser paciente y esperar, pero tengo que tomar el control.
    Todo lo que he tenido que hacer es dejárselo a Dios, pero trato de arreglarlo por mi misma.

    Frases que me retumban en la mente al reconocerlas más de una vez por día en mi vida.

    Igual que Xavi, me toca el corazón: MUCHA SOBERBIA, DEMASIADA CONFIANZA INDEPENDENCIA, DEMASIADA CONFIANZA EN MI MISMA.

    Ahora si mis papás me corrigen en algún detalle, me sulfuro y se me sale lo “mujer adulta e independiente” ja, que despliegue de soberbia tan grande, ha sido un show, un espectáculo donde los protagonistas son la soberbia y la demasiada confianza en mi misma.

    Cuando se nos pregunta acerca de las razones porque las personas que más necesitan un pastor, se le resisten, me recuerda a mi, así como a Lucado con el golfista.

    A manera de testimonio, les comparto que al inicio de mi vida cristiana, (cuando en la Comunidad me asignaron pastora) no me gustaban los pastoreos, los detestaba (y esto era independiente a la persona que me pastoreaba), me resistía completamente a la idea de confesar, perdonar, escuchar, etc.
    Hasta la fecha, aún me cuesta, pero ahora puedo decirles que es porque me fue muy difícil reconocer lo inútil que soy sin ayuda. Estos eran mis argumentos:
    – No me hace falta consejo.
    – Esto lo manejo yo sola.
    – No necesito una pastora, gracias.

    Lo que me motiva a luchar…mmm. TENGO MUCHOS TEMORES. (Igual que Lucky, Xavi y toda la raza humana) Temor al fracaso, temor al cambio, temor a estar sola, temor de salirme del plan de Dios para mi vida. Prácticamente es una de mis batallas diarias. Temor al rechazo, temor a la ausencia, temor desaprobación, temor a defraudar a mis padres y hermanas, temor a no tener PASIÓN.

    Ha sido de bendición la lectura, aunque parezca que este capítulo me ha “ACUSADO” (según lo que escribí), no ha sido así hermanos. Me ha captado la atención. Ayer escuchaba una canción que me tocó el corazón y está relacionado con este capítulo, dice mas o menos así:

    NECESITO DE TI, COMO LA GAVIOTA NECESITA DEL MAR PARA VIVIR.
    NECESITO DE TI, COMO LA GOLONDRINA NECESITA DEL VIENTO A SU FAVOR PARA JUGAR.
    NECESITO DE TI PARA CAMINAR EN ESTE MUNDO DE MALDAD.
    NECESITO DE TI PARA VENCER TODA OBRA DE INIQUIDAD.

    TE NECESITO SEÑOR JESÚS.

    ¿Quién me hace mejor que los demás?. NADIE
    ¿Qué tengo que Dio son me haya dado? NADA
    ¿y si Él me lo ha dado, porqué presumo como si lo hubiera conseguido por mi misma?
    Perdón Señor, perdón. =(

    Responder

  7. Posted by Adriana on 23 marzo 2009 at 11:09 PM

    Cuando habla el embajador, todos callan. Todos escuchan cuando cantan los
    trovadores de Dios. Todos aplauden cuando pasa el guerrero de Dios.
    Pero, ¿quién se da cuenta cuando aparece la oveja de Dios? ¿Quién nota
    cuando la oveja canta, habla o actúa? Sólo una persona lo nota. El pastor. Y ese
    es exactamente el punto de David.

    Viaje hacia atrás

    1.

    A. Nos motiva a buscar nuestra propia manera, nuestra naturaleza, nuestro yo, el hacer o querer todo como pensamos que es lo mejor.

    B. Cuando confiamos en nosotros mismos antes que en Dios pues el resultado es errores, frustración y obvio consecuencias por las malas decisiones.

    2.

    A. Porque David uso un Pastor, bueno creo que a pesar de ser un guerrero, un adorador, incluso el rey, David sabia que sin su guianza estaría perdido y el conocía como un pastor cuida de sus ovejas.
    B. Si yo si pienso orgullosamente de mi como una oveja (aunque me digan tonta), porque al igual que David yo se que sin mi Señor estaría perdida y como parte de las bendiciones de tener una pastora de parte de Dios en mi vida ha sido un pilar importante en mi caminar como cristiana.

    Esta frase de verdad toco mi corazón. Pero, ¿quién se da cuenta cuando aparece la oveja de Dios? ¿Quién nota cuando la oveja canta, habla o actúa? Sólo una persona lo nota. El pastor.
    Realmente quien sabe cuando estoy triste, cuando me han herido, solamente mi pastor que puede sanarme, quien sabe que algo no anda bien por el camino que voy, solamente mi pastor que puede conducirme por senderos de justicia, que me infunde ese aliento para seguir adelante cuando siento que no puedo más, la vara y el cayado de mi Pastor.

    3.

    A. Huy creo que todos estamos en el proceso.
    B. Què aspecto de los cuatro me motiva a luchar, el controlar mis estados de animo, a veces no puedo evitar que las circunstancias o las actitudes de las personas alrededor me afecten y si lucho con ello.
    C. A la autosuficiencia, como dice una alabanza por allí, no necesito de ti ahora ven después mi vida seguiré…. Huy y que tropezón de boca después.

    Viaje hacia arriba

    Jeremías 17:5-8

    A. Que duro, pero así dice el Señor: Maldito el hombre que confía en el hombre.
    B. Al leerla en dos versiones concluyo, que quien confía en si mismo, no recibirá cuidados, no verá el bien cuando venga.
    C. A diferencia de lo anterior que bien, dice el Señor que el hombre que confié en él será bendito.
    D. El resultado de confiar en Dios, no temer, ni angustiarse.

    Deuteronomio 8:10-18

    A. Pues yo me he encontrado en momentos en que guau hay muchas cosas que solo el Señor me las ha dado o me ha permitido vivir y si estoy muy agradecida.
    B. El orgullo, la vanagloria gigantes de mi pasado, cuídame Señor de no olvidar que eres tu quien me da todo.
    C. A veces en nuestra autosuficiencia decimos esto me lo compre con mi dinero el que yo gane, o esto lo ha hecho mi papá o mi mamá, sin reconocer que es el Señor el que nos lo da todo, el que nos saco de donde estábamos, de ser esclavos a ser sus herederos.

    1 Corintios 4:6-7

    A. Significa no poner mi opinión personal por encima de la palabra de Dios.
    B. Que difícil contestar esto:
    ¿Quién te da privilegios sobre los demás? Señor solo tú
    ¿Qué tengo que Dios no me haya dado? Nada, todo lo que tengo es por su gracia.
    Y si el te lo ha dado ¿Por qué presumes, como si lo hubieras conseguido por tu mismo? Por orgullosa, por creerme superior, perdón Señor.

    Viaje hacia delante

    A. Salir de mi zona de confort, es un desafió que además ayuda a vencer el temor de que pasará.

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: